Pastoral

SanPablo

Hemos querido resumir los rasgos centrales de la “espiritualidad” de nuestro colegio en torno a las siguientes notas características:

  • Espiritualidad de Alianza: Alianza Bíblica, Alianza definitiva en Cristo. Dios nos ha creado por un designio de misericordia y nos ha hecho sus hijos en Cristo. Él está de nuestra parte, nos invita a ser sus aliados. Benevolencia de Dios y dignidad del hombre.

  • Sello mariano: Amor a María, imitación de María, de acuerdo a su lugar objetivo en la redención. María como Madre y modelo. Importancia actual de lo mariano, sobre todo en el plano de la educación de la fe y de las discusiones antropológicas.

  • Orientación a una santidad en la vida diaria: Unión de fe y de la vida, plasmación de todos los espacios de la vida normal. Queremos hacer lo ordinario extraordinariamente. Importancia de la vocación de laicos. Urgencia de la evangelización de la cultura.

  • Fe práctica en la divina Providencia: Percibir a Dios como alguien que está vivo y actuante entre nosotros. Cultivo y perfeccionamiento del diálogo con Dios. Discernimiento de la voluntad de Dios y cooperación activa de sus planes. Valor de la oración, del riesgo, de la evaluación.

  • Conciencia de misión: Conciencia de poseer una tarea y disposición a asumirla. Plantearse ideales, actitud de confianza filial alegre, cultivo de la virtud de la esperanza en el plan de Dios y certeza de la fuerza de Dios. Importancia de la vida sacramental (especialmente del sacramento de la confirmación) y de la relación a la Iglesia (viviendo la fidelidad a los pastores). Dinamismo, creatividad apostólica.

  • Importancia de los vínculos: Centralidad en el amor, educación de la libertad orientada al amor. Ganar para Dios el corazón del hombre. Valor de los vínculos naturales, especialmente de la familia natural. La dimensión fraterna, la alegría.

  • La infancia espiritual, la filialidad: Dios es nuestro Padre en Cristo, nosotros sus hijos en Cristo. Cada uno como ocupación predilecta de Dios, para hacer de Dios y de los demás nuestra propia ocupación predilecta. Aprender a Asumir la propia debilidad, destacando su valor para el crecimiento de la vida cristiana. La seguridad en Dios como fuente de serenidad, libertad y fuerza.

  • Espíritu de Familia: Nuestra pertenencia mutua natura y sobrenatural, afectiva  y en Dios. En comunidad, aprender a percibir al otro como una “voz de Dios”. Esto implica también un estilo de autoridad y una comprensión de la libertad. En nuestro estilo de trabajo destacamos la disponibilidad, la franqueza y la solidaridad responsable.

  • San Pablo: El papel que cumple San Pablo en nuestro proyecto radica en la expresión encarnada del Apóstol de Cristo Resucitado. Ser consciente de ser amado por el Padre y responder desde la propia realidad al servicio de Dios Trino. Constructor de un nuevo orden social católico al servicio del mundo.

“En verdad que estando libre de todos, de todos me he hecho siervo”. Corintios (9,19).